Podés escribir a: al.coll@yahoo.com.ar

Régimen de Asistencia

El Régimen de Asistencias en la Educación de Adultos ha sido pensado teniendo en cuenta las dificultades laborales y familiares que suele tener un alumno adulto. Pero la asistencia a clases determina el aprendizaje y evita posibles deserciones

La asistencia en el CENS 62 es registrada por cada hora de clase siendo el máximo de inasistencias por materia el 25% del total anual de clases en cada asignatura.

Los casos que excedan este porcentaje serán analizados por el Consejo del CENS quien determinará si corresponde o no la reincorporación otorgando a esos alumnos un 15% más de inasistencias.

Sin embargo, el alumno que supere el 40% de inasistencias en una determinada asignatura quedará libre en la misma y deberá rendirla en una mesa especial en diciembre o marzo.

Sólo se podrán rendir hasta dos asignaturas como libres. En el caso de quedarse libre en más de dos materias el alumno deberá recursarlas sin poder pasar de ciclo.

Puntualidad

La puntualidad en los horarios es fundamental para un buen desarrollo de las clases. Por eso es tan importante ingresar en hora como exigir la finalización de la clase al docente, ya sea para el cambio de materia o para el recreo. Excederse en el horario es ir en detrimento de la clase siguiente.

Evitar las llegadas tarde que interrumpen la clase y retrasan el aprendizaje es una forma de respeto por los demás alumnos y el docente.

Tolerancia



En la primer hora de clase se considerarán 15 minutos de tolerancia para el ingreso de los alumnos.

El alumno que ingrese más tarde tendrá ausente en esa hora. Del mismo modo en el caso de retirarse antes de concluida la clase.

En la Educación de Adultos el porcentaje posible de inasistencias es muy amplio, alcanza en su totalidad al 40%, lo que representa, en ocho meses de clases, faltar cerca de tres meses y medio.

Este alto porcentaje ha sido pensado teniendo en cuenta las dificultades laborales y familiares que suele tener un alumno adulto. Pero la asistencia a clases tiene una gran importancia y está especialmente relacionada con razones educativas, de aprendizaje y evaluación.

Las faltas reiteradas llevan al alumno a desconectarse de los compañeros y a perder el ritmo de las materias lo que muchas veces aumenta las causas de deserción.