Podés escribir a: al.coll@yahoo.com.ar

Sirenas


La negra noche tiende el olvido sobre las olas y la proa de la cóncava nave avanza apenas sobre la espesa niebla. Los marineros, agotados, dejan caer los pulidos remos y su resignación sobre la borda que muerde la espuma del canoso mar.
La deshilachada vela de corroídos cordajes sostiene un desalentado viento de esperanza. Amarrado aún al palo mayor, Ulises, es un desvelado empeño que implora la voluntad de los dioses y maldice a Destino su oscuro laberinto.
Su ojo insomne busca afiebrado entre la bruma la prodigiosa figura, la dulce voz melodiosa de sus sirenas prometidas.
Alberto Collaud
al.coll@yahoo.com.ar